*El que administra las ruinas y los despojos que quedan del tricolor, Enrique Díaz López, amenaza con con expulsar a sus detractores que exigen su salida; los acusa de güevones y no hacer nada por su partido, solo criticar

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Habrá una “limpia” al interior, tras el fracaso registrado en las elecciones del pasado 6 de junio donde el tricolor no gobernará ninguna alcaldía y sólo tendrá un diputado en el Congreso local, advirtió  el  dirigente del  Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Díaz.

Aún así, las ruinas de  este partido son disputadas por los grupos al interior,  bandos que exigen la cabeza del dirigente ante lo que ellos consideran el peor fracaso del PRI a lo largo de su historia.

Y es que como hambrientas  hienas, dos bandos  se pelean las sobras de este instituto político únicamente por intereses personales y con miras a “vender” lo que queda del tricolor.

Para empezar, Enrique Díaz dijo sentirse satisfecho porque hizo un “extraordinario” papel pero al vivirse una elección de estado, los resultados no les favorecieron y aún así está con la frente en alto.

Sin embargo, esa opinión no la comparten varios priístas del  viejo régimen como Julio Mondragón y Enrique Medina entre otros, que le exigen a través de las redes sociales, su renuncia por inútil

Ante dichos señalamientos, el dirigente tricolor remarcó que para pedir su salida, se debe tener la calidad moral para hacerlo y los únicos que tienen esta calidad son los militantes que se la rajaron durante toda la jornada.

Estos personajes solo se dedican a hablar, no tienen calidad moral, no tienen calidad política ni social para poder hacer ese tipo de reclamos y para deshacerse de este tipo de negros personajes, iniciará una limpia al interior del PRI, insistió el jerarca.

“Estamos ya en un proceso interno de revisión de eso, quién le ha contribuido al  partido en éste y los últimos procesos y en el PRI,  no estaremos dispuestos a estar tolerando gente que nada más se dedica a hablar, que se dedica desde la comodidad de un teclado a dañar la imagen de un partido”.

Y es que estos resentidos que no les dieron candidaturas plurinominales, durante todo el proceso electoral se la pasaron tirando estiércol al PRI, a su mismo partido y eso afectó la imagen del partido ante el electorado.

Sin pelos en la lengua, tronó contra ellos al asegurar que en el pasado proceso ya intentaron tener la dirigencia en sus manos y hasta “negociaron” con Toño Echevarría García casi casi la venta del PRI.

“Hay intereses de este tipo de gente que en etapas cíclicas se quieren aliar con otro tipo de intereses. Hace 3 , 4 años,  lo intentaron con el actual gobernador del estado y aliarse para asumir el  control del partido”.

Y no duda que estén haciendo lo mismo para tratar de tomar el control del PRI y eso, no lo van a permitir, señaló el líder del PRI.