Muchos cambios

Por: Luis Fajardo Velázquez

Asunto 1

Un político es una persona que sabe relacionarse. También sabe construirse y sabe venderse. Conoce que sus virtudes tienen como punto de partida su inteligencia, su carisma, sus contactos, o todo junto.  Si su carrera llega a ser dilatada – a lo cual aspiran todos- se rodea cada vez más de gente que se dice su “amigo”, aunque el político no sabe si esto es verdad o esto es mentira.  Los intereses ocultos y las traiciones se vuelven inevitables.

Los políticos a veces ganan, a veces pierden. De momento se encuentran en la cima; en otras, se encuentran sin chamba. Me imagino que debe ser muy complicado que alguna persona se mantenga siempre fiel al mismo personaje durante varios periodos. ¿Quién se mantendría al lado de un candidato que pierde de forma ininterrumpida 2 o 3 elecciones? Evidentemente, nadie en su sano juicio.

Estas reflexiones me han surgido tras el relevo de la (ex) secretaria federal de la función pública.  Las ventajas de ser Ejecutivo Federal es que no tiene que dar explicaciones o justificaciones de cómo conforma su gabinete, ni tampoco tiene que explicar cuando le da las gracias a ciertos personajes. Así pues, que todo se presta a múltiples y diversas justificaciones.

Yo supongo, y hago énfasis en ello, que el círculo del actual presidente debe ser sumamente estrecho a pesar de tener más de 40 años dentro de la política institucional.  Recuerdo muy bien cuando fue jefe de gobierno y el chofer su TSURU era el conocidísimo “Nico”, que además de chofer, también tenía funciones de guardaespaldas, consejero, etc., etc. Bueno, pues el buen “Nico”, hace rato que se separó del tabasqueño.

No dudo que sean muchos los personajes que han estado al pie del cañón peleando infinidad de batallas con él, seguramente sus nombres escapan de mi mente. En la actualidad, ¿qué debió haber hecho Irma Eréndira para haber salido de una manera tan poco digna de Palacio Nacional? ¿De qué tamaño habrá sido su error?

No sé a ciencia cierta de qué forma la ex secretaria haya llegado a ese puesto. Si fue por amistad, recomendación, o por algún otro motivo. Eso ya no importa tanto. Lo que sí es que queda claro que cuando uno no le cumple al presidente, tarde que temprano termina por perder el puesto.

Asunto 2

Personas que ya cumplieron con el cuadro de vacunación completo (es decir, ya les inyectaron dos veces), están muriendo. Es muy lamentable que gente que creyó que con eso era suficiente esté dejando a su familia desamparada. También es muy común ver cada vez más gente en las calles, ya sin cubrebocas. ¿Qué nos está pasando?

Es obvio que a casi año y medio de iniciada la pandemia estemos extremadamente hartos.  Ninguna sociedad estaba preparada para lo que estamos viviendo. Las pandemias de ese tipo solamente las veíamos en películas. ¿Qué podremos hacer?

Me temo que se está privilegiando la economía a la salud.  No es posible seguir con los locales cerrados. Me consta -hablando de Puebla y Tepic- que son innumerables los negocios que han tenido tristemente que cerrar.

La estrategia nacional de salud no fue la correcta.  Es obvio por los recientes “movimientos que se han realizad, por ejemplo, en las “vespertinas”. Sin embargo, no hemos hecho lo suficiente. A un servidor le toca en estos días vacunarse y ando pensando si es lo más conveniente o no.  Pienso en mi familia, mis amigos y obviamente en mi propia salud. ¿Valdrá la pena vacunarse? Estoy en mi legítimo derecho -como cualquier mexicano- de hacerlo o no hacerlo.

¿Cuál es la mejor decisión?

Asunto 3

De los recién electos candidatos a lección popular, ¿usted ya conoce su plan de trabajo?  Hay que estar al pendiente de lo que hacen antes de estar formalmente en el poder. Sobre advertencia, no hay engaño.n

Hasta la próxima

Luis Fajardo Velázquez

luisefeve@hotmail.com