*El presidente aseguró que para el final de su sexenio habrá 200 hospitales IMSS-Bienestar

México; domingo 27 de junio del 2021/agencias.- A los 80 hospitales del IMSS-Bienestar que ya existen, se sumarán otros 120 para que al final del sexenio haya 200, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la inauguración de la ampliación del Hospital Rural San Quintín IMSS-Bienestar en Baja California.

“Esto va a significar que se atienda a la población más pobre, más necesitada que no tiene para pagar médicos privados ni hospitales privados y tampoco tiene seguridad social, ni en el IMSS ni en el Issste, ni en ningún otro sistema de seguridad social”, señaló.

“Estamos constatando que este hospital tiene equipo médico de muy alta tecnología, de tecnología de punta, lo más avanzado que hay en la medicina, este hospital cuenta ya con equipos modernos. Pues así queremos también que estén los 200 hospitales, que tengan todas las especialidades, que se tenga a todo el personal”.

El primer mandatario sostuvo que todos los que fueron contratados por la emergencia de la pandemia no van a ser despedidos, sino que se les ofrecerá que continúen trabajando en el sector salud.

“Vamos desde luego a destinar más presupuesto al Seguro Social, le vamos a confiar al IMSS esta encomienda de garantizar el derecho a la salud a la gente humilde, a la gente pobre”, adelantó.

“¿Por qué al IMSS?, ¿por qué no a los estados?, ¿por qué no a la Secretaría de Salud? Bueno, ya hablé del caso de los estados, con excepciones desde luego, en donde se enviaba el dinero para la salud y se desviaba, o llegaba el dinero y se compraba medicina con intermediarios, con gente acostumbrada a la corrupción y se pagaba carísimo por la medicina, por los materiales de curación, por los equipos. Había políticos que se dedicaban a la venta de medicamentos, hacían su agosto”.

“¿Y qué sucedía en los centros de salud de los hospitales? Pues no había medicamentos, no había suficiente abasto. Entonces, ya no queremos eso, no queremos que se rescate un hospital público y lo siga manejando con esos vicios el mismo gobierno local, no, que lo maneje el Seguro Social, que es una institución que tiene ya procedimientos, mecanismos, que vienen de tiempo atrás”.

López Obrador indicó que se tomó esta decisión porque el Seguro Social es la institución que tiene más experiencia y prestigio en el manejo del sistema IMSS-Bienestar.

“Lo deseo con toda mi alma. Atención médica, medicamentos gratuitos, que la salud, como la educación, no sean nunca un privilegio, sino siempre un derecho de nuestro pueblo; que el que se enferme pueda llegar a un centro de salud, a una unidad médica, a un hospital, aunque no tenga dinero y que sea atendido, bien atendido, que se le practiquen todos los exámenes, se les hagan todos los análisis, que tengan derecho a todos los medicamentos, nada de cuadro básico, eso ya debe quedar en el olvido, todas las medidas gratuitas”, manifestó.

“Y nada de que ‘es que esta medicina no la tenemos porque es muy cara, cuesta mucho’. Aun costando la medicina, se tiene que garantizar de manera gratuita. A eso aspiramos, al Estado de bienestar, que tengamos garantizado los mexicanos esos derechos, la seguridad del mexicano desde que nace hasta que muere, desde la cuna hasta la tumba, ese es nuestro ideal que vamos a convertir en realidad”.

Nos faltan tres años y por eso tenemos que aplicarnos a fondo, y darle prisa a todo lo que hacemos para entregar la estafeta ya con un país distinto, un país nuevo, fraterno, solidario, más humano, más igualitario, un país con un gobierno del pueblo para el pueblo y con el pueblo”, añadió.

Durante el evento, el jefe del Ejecutivo recordó que previo a la emergencia sanitaria por el Covid-19 realizó un recorrido por los 80 hospitales del IMSS-Bienestar, porque se tenía el propósito de fortalecer este sistema de atención a la población que no tiene seguridad social.

“Para comprender mejor la situación de salud en el país se debe tener presente que sólo la mitad de los mexicanos tienen seguridad social, son derechohabientes del Seguro Social, del Issste, de los sistemas médicos de Marina, de la Defensa, de Pemex y el resto de la población, la mitad de los mexicanos no tiene ningún sistema de salud proporcionado con eficiencia, con calidad, por el Estado”, explicó.

“Esto al principio le correspondía a la Secretaría de Salud, por eso se crearon los centros de salud, hospitales de segundo nivel, incluso hospitales de especialización, y se manejaban desde el gobierno federal. No eran lo mejor, pero funcionaba el sistema de salud pública. Posteriormente, se decidió descentralizar el sistema de salud pública y se quedó como un cascarón la Secretaría de Salud del gobierno federal, administrando nada más recursos”.

“Con el paso del tiempo se creó lo que llamaron Seguro Popular, que ni era seguro ni era popular y los estados manejaban y siguen operando los sistemas de salud pública. La federación enviaba los recursos a los estados y si los gobernadores consideraban que se necesitaba el dinero para otras actividades se utilizaban esos fondos y el sistema de salud pública se fue deteriorando”, abundó.

Indicó que la Federación solo se quedó a cargo de la atención a la población abierta con este sistema, que se creó hace un poco más de 40 años bajo el nombre de IMSS-Coplamar, luego cambio a IMSS-Solidaridad, IMSS-Prospera y ahora IMSS-Bienestar.

“Lo que podemos celebrar es que no desapareció el sistema y se conservó por 40 años. Es un sistema de atención a la población en general con un primer nivel, con unidades médicas rurales y estos hospitales para la atención especializada”, apuntó.

“El propósito original era que este sistema no sólo se fortaleciera, sino se ampliara y que todos los hospitales del sistema público manejado por los gobiernos estatales y con el esquema del Seguro Popular se rehabilitaran, se mejoraran en cuanto a equipos y, desde luego, que contaran con personal especializado, personal de salud suficiente y pasaran a formar parte del IMSS-Bienestar”.

“Llegó la pandemia y ya no pudimos porque todos los hospitales tuvieron que ocuparse para que nadie se quedara sin una cama ante la emergencia. Y eso lo logramos, nunca faltó una cama en los momentos más difíciles de la pandemia, y no faltó personal médico porque se contrataron más de 60 mil enfermeras, médicos, especialistas. Ahora que está disminuyendo el efecto de la pandemia, los contagios y sobre todo que hay menos fallecidos, vamos al plan original, vamos a que todos los hospitales que se equiparon y que estamos terminando pasen a formar parte del sistema IMSS-Bienestar”, finalizó.