Por: Luis Fajardo Velázquez

La sucesión adelantada
Asunto 1
Dentro del régimen presidencialista del siglo pasado las reglas respecto a la sucesión presidencial se encontraban perfectamente establecidas. Ya que no existía propiamente lo que llamamos oposición pues el PRI era el que dominaba en todo el aparato gubernamental, salvo alguna gubernatura o diputación en manos de partidos políticos con una escasísima representación.
El destape o la elección del candidato presidencial normalmente, si bien se iba perfilando desde el segundo trienio del gobierno, había un énfasis a partir del último año en el poder. Se caracterizaba porque el aspirante aparecía en más actos públicos con el presidente, por dar más entrevistas y fundamentalmente el ritual obligaba a que el destape se hacía (lo hacía) don Fidel Velázquez.
Ya con Zedillo y los panistas las cosas cambiaron. Evidentemente el sustituto de Colosio para la campaña de 1993-1994 cambió las reglas pues él no era el candidato natural y llego ahí por la muerte del sonorense. Los panistas nunca pretendieron imitar el presidencialismo imperial, o a lo mejor no les alcanzó para tanto.
Lo que estamos viendo en la actualidad con el partido en el poder es sumamente novedoso. Nadie, a estas alturas puede ignorar que son tres los que van en recta final por la candidatura presidencial. El actual líder de los senadores morenistas es un personaje con una carrera envidiable de ya varias décadas. Es seguro que más vale tenerlo de amigo que como enemigo, por ello ocupa un puesto de tanta importancia en el poder legislativo.
El secretario de Relaciones Exteriores también es un político multifuncional. Muy vinculado y conocedor de las prácticas priistas desde los tiempos de Salinas de Gortari. Brazo derecho de nuestro presidente desde hace muchos años. Hasta el momento, quizá la persona que la ha demostrado mayor lealtad y respeto. Y eso cuenta, y mucho.
De la actual jefa de gobierno también hay información disponible. Se dice que es parienta de AMLO ( lo cual hasta el momento no puedo confirmarlo, ni desmentirlo), y es una académica reconocida a nivel nacional e internacional). Esta en el mejor lugar, en el peor momento.
Bueno, pues parece que los tiempos de relevos ya están empezando a tomar fuerza. La que está teniendo más reconocimiento por parte de los miembros de MORENA es la actual jefa de gobierno y eso no parece incomodarle al presidente. ¿Qué pensarán los otros dos políticos? ¿Claudia empezará a escuchar el canto de las sirenas?
Lo que estamos viendo es algo novedoso en la política nacional. Nunca antes con tanta anticipación se empezaba a hablar de los futuros presidenciables. No podemos hacer a un lado la tragedia de la “línea dorada” del Metro, ese evento tendrá consecuencias que hoy no alcanzamos a ver.
Asunto 2
Parece que nos acercamos a una tercera ola de Covid. La diferencia fundamental con lo sucedido hace casi año y medio es que ahora las condiciones económicas estarán por encima de las de salud. Esto, es si antes al menos de manera preventiva se intentó cerrar negocios y reducir el aforo ya no sucederá de ahora en adelante.
Si ya de por sí tenemos una economía muy mermada, ya no podremos seguir así. Mi impresión es que el gobierno tendrá la actitud de “sálvese quien pueda”. Los aumentos y decesos seguirán creciendo hasta que, de forma natural, aunado a las políticas de vacunación actual, contribuyan a su desaceleración.
Mientras tanto con gran preocupación cientos de negocios siguen cerrando. ¿Qué pasará con esas familias que perdieron ese modo honesto de vivir? ¿Encontraran en un futuro inmediato trabajo honesto y decente? ¿Dentro de poco se verán en la necesidad de robar y formar parte de la delincuencia organizada?
Asunto 3

En las llamadas “mañaneras” se está llevando a cabo un ejercicio (¿democrático?) para desenmascarar las “fake news”. La primera sesión me pareció un poco limitada en cuanto a la presentadora y sus aportaciones. Habrá que ver hacia donde nos llevan esas ocurrencias.
Hasta la próxima.
Luis Fajardo Velázquez
luisefeve@hotmail.com