* Presuntamente más de 7 personas entre trabajadores  del centro e internos que reciben rehabilitación han dado positivo al virus

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Viernes 09 de julio del 2021.- Alarma por casos de Covid-19 en el Marakame pese al brote de la enfermedad, los directivos se niegan a cerrar el lugar poniendo en riesgo la salud de los internos de sustancias adictivas y del mismo personal.

Presuntamente más de 7 personas entre trabajadores  del centro e internos que reciben rehabilitación han dado positivo al virus, denuncian  algunos  familiares que prefieren el anonimato para  no sufrir represalias.

El  director del Marakame,  Juan Antonio Partida guarda absoluto silencio  sobre este brote sanitario al interior del instituto  a pesar de  la gravedad del caso porque  más internos comenzaron a presentan algunos síntomas.

Caras de angustia se observaron en un reconocido laboratorio particular del centro de la ciudad hasta donde fueron  trasladados los pacientes para comprobar o descartar si están contagiados.

Encima de todo, los denunciantes dieron a conocer que  tienen que pagar de su bolso,  los análisis porque los directivos del Marakame no se hacen responsables aunque se contagiaron al interior y todo por no seguir el protocolo de sanidad. Afortunadamente el laboratorio privado al ver la situación de pobreza de los enfermos, les brindó un descuento en los análisis.

Las personas que se encuentran en proceso de desintoxicación o reciben su tratamiento  dentro de este  centro de rehabilitación contra las drogas prácticamente se encuentran incomunicados para  impedir que señalen todas las anomalías que se viven al interior.

Hay enojo entre los familiares porque el director, Juan Antonio Partida nunca les informó de esté el contagiadero y se enteraron gracias a la sagacidad de uno de los enfermos que pudo entablar comunicación con sus seres queridos.

Y para rematar, el director del instituto  no permite que salgan para recibir la vacunación contra el coronavirus ni tampoco incluyó al personal dentro de las listas del personal de salud que están en riesgo de contagio por el trato con los pacientes.