Casi una cuarta parte de todas las personas que viven con el VIH que fueron hospitalizadas con Covid-19 fallecieron, señala el informe de la OMS.

Suiza; viernes 16 de julio del 2021/agencias.- El riesgo de desarrollar Covid-19 grave o mortal es un 30 por ciento mayor en personas con el VIH en comparación con las personas sin infección por el VIH, según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En general, casi una cuarta parte (23.1 por ciento) de todas las personas que viven con el VIH que fueron hospitalizadas con Covid-19 fallecieron, señala el informe que se basa en datos de vigilancia clínica de 37 países con respecto al riesgo de resultados deficientes de Covid-19 en personas que viven con el VIH (PVVIH) ingresadas en el hospital por el virus.

Las condiciones subyacentes como la diabetes y la hipertensión son comunes entre las personas que viven con el VIH. En el caso de los hombres con VIH mayores de 65 años, la diabetes y la hipertensión se asociaron con un mayor riesgo de Covid-19 más grave y mortal. Se sabe que estas condiciones aumentan el riesgo de que las personas padezcan enfermedades graves y la muerte.

Esto destaca la necesidad de que las personas que viven con el VIH se mantengan lo más saludables posible, accedan y tomen regularmente su terapia antirretroviral (TAR) y prevengan y controlen las afecciones subyacentes. Esto también significa que las personas que viven con el VIH, independientemente de su estado inmunológico, deben tener prioridad para la vacunación en la mayoría de los entornos.

Una encuesta informal de la OMS ha revelado que de 100 países con información, 40 países han priorizado a las personas que viven con el VIH para la vacunación Covid-19.

El análisis se basa en datos de la Plataforma Clínica Global de la OMS para el virus, que recopila datos clínicos a nivel individual y caracteriza el Covid-19 entre las personas hospitalizadas con infección por SARS-CoV-2 sospechada o confirmada en todo el mundo.

A finales de esta semana, la OMS también publicará Directrices actualizadas sobre prevención, pruebas, tratamiento, prestación de servicios y seguimiento del VIH. Estas pautas proporcionan más de 200 recomendaciones basadas en evidencia y declaraciones de buenas prácticas para una respuesta de salud pública a la prevención, las pruebas y el tratamiento de personas que viven con el VIH.

Estas recomendaciones ayudan a garantizar que las personas con VIH puedan comenzar y continuar el tratamiento durante momentos de interrupción del servicio como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

“El informe publicado hoy tendrá importantes implicaciones políticas, ya que proporcionará datos para confirmar que el VIH es un riesgo de resultados deficientes de Covid-19, y aumenta la urgencia de ver a todas las personas que viven con el VIH en tratamiento y con acceso a las vacunas Covid-19”, señaló la doctora Meg Doherty, directora de los programas mundiales de VIH, hepatitis e ITS de la OMS.

El VIH sigue siendo un importante problema de salud pública mundial, y hasta ahora se ha cobrado 34.7 millones de vidas. Para alcanzar las nuevas metas globales propuestas 95-95-95 establecidas por ONUSIDA, los países deben redoblar sus esfuerzos para evitar el aumento de las infecciones por el VIH debido a las interrupciones del servicio del VIH durante el Covid-19, lo que ralentiza la respuesta de salud pública al VIH.