.El gobernador, Antonio Echevarría García y su Fiscal, Petronilo, deben dar la cara a los nayaritas para explicar: ¿Dónde quedaron: la “silla de oro” de montar, el equipo de espionaje “Pegasus” y las obras de arte “wixárica”

Por: Servio Tulio Berumen

Tepic, Nayarit.- Martes 20 de Julio del 2021.- Tal parece que “desapareció” misteriosamente la famosa “silla de oro” de montar que le decomisó el Fiscal de Nayarit, Petronilo Díaz Ponce Medrano, al exgobernador, Roberto Sandoval, el pasado mes de diciembre del 2020; así como el equipo o Hardware de espionaje “Pegasus” que le compró Sandoval, en el 2015, a la empresa italiana “Hacking Team” y las obras de arte “Wixárica”.  

Ya que la millonaria silla de montar laminada en oro de 24 kilates y con incrustaciones de piedras preciosas, máximo símbolo del enriquecimiento de Sandoval Castañeda, no aparece por ningún lado, mucho menos en la notificación que hizo la FGR de las ocho propiedades que pretenden  decomisar al exgobernante nayarita.

Ya que como se recordará, la Fiscalía General de la República (FGR), notificó la intención de decomisar, por abandono, ocho propiedades a Sandoval Castañeda.

Fue a través de un edicto, publicado el pasado 26 de mayo en el Diario Oficial de la Federación (DOF) donde la FGR le dio un plazo de 90 días a Sandoval y su familia para que manifiesten lo que a su derecho convenga.

Es decir, que justifiquen el origen de las millonarias cantidades de dinero, con el cual la familia Sandoval, adquirió las ocho propiedades que fueron señaladas en la notificación que les hizo llegar la FGR, entre ellas:

La mansión que les decomisaron en Zapopan, Jalisco, cuyo costo rebasa el millón y medio de pesos; el Rancho “La Cantera” que se lo despojaron a la familia de Ricardo L. Garate; El complejo de edificios de La Fundación “Ríe” con un costo de 100 millones de pesos y el famoso rancho “El Ensueño” localizado en el ejido de Aután, Municipio de San Blas.

 “De no manifestar lo que a su derecho convenga en un término de noventa días naturales siguientes al de la publicación del presente, dichos bienes causarán abandono en favor del Gobierno Federal, de conformidad con el numeral 231 del Código Nacional de Procedimientos Penales”.  

“Haciendo de su conocimiento que los bienes de referencia, se encuentran a disposición jurídica del Agente del Ministerio Público de la Federación, Titular de la Agencia Vigésima Primera Investigadora de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros de la Fiscalía General de la República”, señala el edicto publicado el 26 de mayo en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Como se podrá observar, en la notificación de la FGR, sólo se hace referencia al decomiso de las ocho propiedades de Roberto Sandoval, lo que quiere decir, que la Fiscalía del Estado, no le entregó a la FGR la “silla de oro” de montar, el equipo de espionaje “Pegasus” y las obras de arte “wixárica” porque se supone que deben figurar entre los bienes notificados por la FGR.

Sin embargo, “no aparece por ningún lado”, la famosa silla de montar de Roberto, laminada en oro de 24 kilates, con incrustaciones de piedras preciosas, que tiene un valor considerable y que cualquier persona apasionada a la “Fiesta Charra”, como el caso de Toño Echevarría García, desearía tener para presumirla durante un evento charro de exhibición.

Otro de los bienes que no aparece en la lista de la FGR, es el equipo o Hardware de Espionaje “Pegasus” que le compró el exgobernador, Roberto Sandoval, a la empresa italiana “Hacking Team” en el 2015, con recursos de los nayaritas  y con la intermediación del exsecretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Son muchas las dudas y muchas las preguntas que el gobernador, Toño Echevarría García y su Fiscal, Petronilo Díaz Ponce Medrano, deben aclarar y responder a los nayaritas.

Ya que todo mundo sabe que Toño y Petronilo,  por dinero o por amistad, le dieron una descarada protección e impunidad a Roberto Sandoval, durante los últimos tres años del corrupto y fallido gobierno del “Cártel del Cambio”.

Esta es la famosa “silla de oro” del exgobernador, Roberto Sandoval Castañeda, que “desapareció” misteriosamente de la Fiscalía del Estado y que cualquier apasionado a la Fiesta Charra, como el caso del Gobernador, Toño Echevarría García, le gustaría tener para presumirla en cualquier exhibición charra.

Tampoco, aparecen las piezas de arte wixárika, esculturas de animales y pinturas, que decomisó la Fiscalía del Estado, en diciembre de 2020, y de las que nadie sabe su paradero.