*En estos momentos al menos hay 10 choferes de diversas rutas que resultaron positivos al COVID

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Jueves 22 de julio del 2021.- La tercera ola del Covid-19 ya alcanzó a los trabajadores del transporte público de Tepic, en los últimos días,  al menos 10 choferes de diversas rutas que circulan por las colonias de la capital, resultaron positivos.

El transporte es uno de los sectores con mayor riesgo de contagio por el permanente contacto con los usuarios que utilizan combis y camiones para trasladarse de un punto de la ciudad a otro.

La gente se aglutina en los camiones porque debido a la pandemia, los patrones sacaron algunas rutas, lo que redujo el servicio y pon ende, los usuarios se apilan en las pocas unidades que transitan.

A  lo largo de su  extenuante  jornada laboral se enfrentan a personas irresponsables que se niegan a utilizar el cubrebocas dentro de la unidad, e intentan subirse a la fuerza sin él. Otros usuarios   ya dentro del camión se lo quitan,  sin medir el peligro que esa acción representa para quienes están a su alrededor.

Todo esto genera que se incremente el riesgo para ellos, y las consecuencias en esta tercera ola ya se dejan sentir al contabilizarse por lo menos, diez choferes confirmados con covid y algunos más que comenzaron con síntomas, informó el dirigente del SITRATEN, Gilberto Bañuelos Vázquez.

“El riesgo está incrementando y    desgraciadamente se nos van infectando también compañeros del servicio urbano de diferentes rutas. Puede haber hasta más pero de los que yo tengo conocimiento son diez ahorita”.

El dirigente transportista reconoció que el servicio que prestan es primordial y aunque extreman precauciones al momento de estar circulando, es inminente que habrá más contagios.

“Al parecer hay otros que van iniciando, ayer un compañero de Villas al parecer también ya salió contagiado y esa es la preocupación”, dijo el  líder de los choferes.

Bañuelos Vázquez apuntó que los choferes contagiados aparte de sufrir el deterioro por la enfermedad, su economía se ve mermada porque los choferes trabajan al día y con ganancias raquíticas porque se llevan un porcentaje del boletaje, si bien les va. Esto provoca que durante su convalecencia no tienen ni para comer mientras que los patrones se hacen de la vista gorda.