.”Estamos viviendo el peor momento de la pandemia”, asegura el alcalde, Francisco Javier Castellón Fonseca; señala que prácticamente todas las áreas de Palacio municipal están cerradas al público porque hay bastante personal con coronavirus

. Lamenta que todo mundo anda en la calle como si no hubiera pandemia y así es prácticamente imposible detenerla

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Miércoles 28 de julio del 2021.- Al vivirse el peor momento de la pandemia ante el incremento de casos de Covid-19, uno de los sectores más afectados es el de los trabajadores del Ayuntamiento de Tepic y ante dichas bajas están a un paso de colapsar los servicios públicos del gobierno municipal.

El alcalde capitalino Javier Castellón informó que por los contagios entre el personal, prácticamente todas las áreas de Palacio municipal están cerradas al público, hay bastante personal con coronavirus, muchos de ellos contagiados en dos ocasiones.

“Yo sigo considerando que estamos viviendo el peor momento de la pandemia y no queremos reconocerlo. Prácticamente está cerrada la Presidencia municipal, no hay flujo de personas y las restricciones son muy fuertes”, argumento el edil.

Y es que aparte de 6 dependencias cerradas desde el fin de semana pasado, se suman hoy dos Oficialías del Registro Civil y se tomó la decisión de que la mayoría de las dependencias trabaje con guardia.

“Tenemos mucha gente contagiada, hay personas que ya se contagiaron por segunda vez y la verdad es una situación desesperante porque prácticamente nos va a obligar a inmovilizar la parte administrativa del gobierno”.

Reprobó que no haya ninguna medida externa para contener la movilidad, todo mundo anda en la calle como si no hubiera pandemia y así es prácticamente imposible detener la epidemia.

Por lo pronto, el Ayuntamiento de Tepic hace su parte cerrando áreas de recreación y plazas públicas además de parar el Turibús del municipio en plena temporada vacacional.

Los Turibuses privados siguen funcionando, nosotros no podemos hacer nada por eso, solamente la Secretaría de Movilidad es la instancia que puede pararlo, afirmó.

“Parecería que sólo quienes debemos tomar medidas somos las autoridades y no nadie más”, lamentó Castellón Fonseca.

La situación es desesperante e incluso, anoche recibió una llamada de la familia de un joven al que ya no aceptaron en el Hospital General porque ya estaba saturado –dos veces en el transcurso de la madrugada- es desesperante y lo peor es que no podamos hacer absolutamente nada para detener la movilidad.

En los últimos la capacidad hospitalaria está hasta el tope con más del 80 por ciento de ocupación.