Romper esquemas o clichés establecidos no es cosa fácil, porque las costumbres y los vicios son como las drogas que invaden el cerebro de los débiles y bloquean el razonamiento y la consciencia más sensible. Por eso la adaptación de las sociedades a sus ángeles y demonios tradicionales; por eso la tolerancia a los cacicazgos de todo tipo; como el obrero, el campesino, el burócrata o el magisterial. En esta ocasión nos referiremos al cacicazgo magisterial, especialmente al nayarita. Como lo hemos dicho en otros escritos, el cacicazgo magisterial nayarita quedó rebasado; ya no responde a las necesidades del Estado. Con él y sin él la sociedad nayarita en política, se sigue moviendo. Hoy el cacicazgo magisterial responde más a intereses de familia que a las necesidades de los profesores. Los hijos del cacique siguen ganando batallas con el puro nombre de su padre; emulando al Cid Campeador cuando ya muerto lo amarraron a un corcel para que asustara a los moros. Esa misma estrategia le presentan a MANQ para pedirle la Dirección General de los SEPEN. Pero ya no tienen nada; como quien dice: quieren asustar con el petate del muerto. El Dr. sabrá si se deja engañar o le da cristiana sepultura al Campeador.

No quedan más opciones; de una o de otra forma se tiene que confrontar al contrincante; al cacicazgo ahora en manos de 3 príncipes barones que no saben nada de educación, pero cuyo único mérito son las enseñanzas en política que su padre les dejó.

No queda de otra más que derrotarlos o, suavizarlos con dádivas; ambas opciones tienen riesgos, el aplauso o la censura de la sociedad. Toño Echevarría García entregó al cacicazgo en bandeja de plata, el sector educativo nayarita. El cacicazgo había estado vetado los 6 años del gobierno de Roberto Sandoval; pero la habilidad del patriarca viejo zorro de la política mandó a sus hijos, unos con Humberto Cota y otros con Toño Echevarría. La estrategia le dió resultados; tanto así, que tuvieron en sus manos a la educación federal y también la estatal. Obvio que su reinado sigue siendo la Sección 20 del SNTE, donde tienen el control de todas las carteras y de donde mandan ‘connotados doctores’ a las escuelas formadoras de docentes. Claro que el otorgamiento de estás plazas funcionan porque ellos tienen el control del Director General de los SEPEN, que hace lo que ellos le indican.

Y como alguien puede acusarme de que hablo sin pruebas…. Es fácil comprobar mis dichos. Ahora que tome posesión el Dr. Navarro Quintero; que mande hacer una auditoría al CAMPM y a la Unidad UPN-181 de Tepic. Allí van a encontrar a los dedos chiquitos de la Sección 20, que cobran y tienen plazas sin haber presentado concurso de oposición. En este esquema (vieja práctica del cacicazgo) quieren seguir repitiéndolo una y otra vez; porque de esa manera tienen adeptos que les aplauden sus prácticas de corrupción.

Hay muchos prietitos en el sector educativo; pero creo que es uno que no debe soslayar Miguel Ángel Navarro. Sabemos que no es fácil confrontar a un cacicazgo, pero por algo se empieza y no siempre se apacigua con dádivas; además, más vale tarde que nunca.

Apostador de Cuacos