RIGOBERTO GUZMÀN ARCE

                                                  NUNCA

No se olvidará, aunque pasen los años y lleguen y se vayan nuevos gobiernos, funcionarios emanados de diferentes partidos. En Ixtlán del Río nunca se olvidará el proceder, las acciones, las actitudes de un presidente municipal que estuvo más tiempo ausente que gobernando. Llegó hace cuatro años y prometió un caudal de buenas intenciones. Pronto nos dimos cuenta de la bajeza, ignorancia, desorbitado ante los enormes retos y necesidades de los barrios, colonias y comunidades. Nunca comprendió que no sabía. Se escudó en llevar rehabilitación de calles cerca de sus propiedades. Podría enumerar tanto, pero prefiero escribir el acabose. No dio El Grito del inicio de la Independencia, el acto solemne, el que nunca se había suspendido bajo ninguna circunstancia. Nunca supimos dónde estaba, es más vino el gobernador a Ixtlàn a inaugurar un centro tecnológico y de innovación y no estuvo presente.

Quisiéramos olvidarlo como un gris presidente, pero no vamos a poder, porque quedará para la posteridad como un referente terrible que las futuras generaciones no lo van a creer.

Jugué futbol y lo disfrutaba y lo sufría, equipos de amigos dentro y fuera de un campo de tierra, polvo o empastado. Recuerdos inolvidables. He escrito algunas historias de la relación añorada con el balón. En mis libros Relatos del Amor tengo lo de Messi y Ronaldo. En Conspiraciones está con mi estilo la crónica del mundial de Rusia 2018. En Pelo Largo al Atlas. Lo viví, un sentimiento poderoso irradiado de emociones. Ver La Champions Ligue es un mundo maravilloso de calidad y ayer inició la temporada. Ver jugar al Bayern Múnich es un deleite y vapulear al Barcelona es una tristeza cuando Messi ya no está. Pero lo más horrendo son los narradores de TNT, preferí verlo sin sonido. Extraño a Tapia y a Palomo.

Novedades de Fiestas Patrias, ya van dos años que no hay festejo como tal. Hace un año la gente estaba desesperada por convivir, esta vez resignada. Septiembre y diciembre son meses donde vienen muchos paisanos y vacacionistas, he saludado a varios. Hoy se conmemora El Grito de la Independencia. Estamos en la transición de cambio de gobierno estatal y municipal. Ixtlàn se prepara para darle el adiós a un presidente siempre ausente. Con renovado optimismo, con esperanzas de hacerlo bien la primera mujer, Elsa Nayeli Pardo Rivera, recibirá la estafeta de presidenta municipal, ayer dio a conocer a su gabinete y como era de esperarse es más de militancia, hay el beneficio de la duda, sin prejuicios debo de estar atento a los resultados, ojalá que lo logren para el bien de Ixtlàn, un pueblo que está harto que no se cumplan las promesas de campaña. Tienen muchos retos, espero no se desmoronen. Ojalà que no decida la tesorera ni el esposo de la nueva presidente. Seguiremos colaborando y exigiendo como ciudadanos. No hay de otra.

Ya viene la luna y el lobo se asoma con sus versos.

De pronto estoy en el mar, los caracoles, la cabellera abundante, el viento ardiente y mis desesperaciones por no encontrarte, por pedirte limosnas de cariño, por los encuentros fugaces que después se hacían martirios cuando le cantaba a la luna y rondaba en tu ventana para saber si pronunciabas mi nombre. Escribir con las dudas, el recorrido de mis quejidos y el lamento largo como un buque en agonía, un muelle a solas y el encanto en mis pensamientos cuando te dibujaba entre las olas, el faro que encendido esperaba paciente el amanecer teñido de espuma blanca y de ojos enrojecidos ¿Cuántos cuadernos consumidos? La lluvia en tus cabellos, el viento en tu falda verde, el sol en tu blusa blanca, las gaviotas en tus pestañas, tu corazón que se iba enredando como mariposa en las guías de ángel. Y como una pasión de rojo, de un grito desgarrador en medio de un adiós me fui alejando en el sentido físico y acercando a las plumas espirituales y de comunión con las hojas que soportaron las inclemencias del olvido, del suspiro y del anhelo.