*El diputado Luis Enrique Miramontes presenta iniciativa para garantizar el mínimo de agua a ciudadanos que no pueden costearla

Por: Mildra  Benítez Robledo 

Tepic, Nayarit.- Viernes 22 de octubre del 2021. Con la finalidad de que los ayuntamientos garanticen a los ciudadanos el mínimo vital líquido de 50 litros por persona cuando los usuarios no puedan cubrir el pago de agua potable, siendo este un derecho humano, el diputado de MORENA, Luis Enrique Miramontes Vázquez, señaló que este jueves presentó una iniciativa  en este sentido.

El legislador, explicó que la  reforma es a la ley de Agua Potable y Alcantarillado del estado de Nayarit en los artículos 91 y 92.

Una persona, dijo que  requiere de 50 litros de agua al día para satisfacer sus necesidades tanto de consumo como de higiene, sin violentar la autonomía de los municipios la presente iniciativa,  propone que cuando el agua sea para uso personal y doméstico y haya falta de pago por parte del usuario la autoridad no pueda suspender el suministro de forma total y absoluta sino que sólo debe reducirlo y proveer lo mínimo indispensable lo cual no implica que sea gratuito.

El diputado comentó que este suministro no puede ser gratuito por los costos que implica sustraer y abastecer a los nayaritas sin embargo las autoridades municipales deberán actuar en consecuencia según cada tipo de caso.

Razón por la cual, indicó que se deben formalizar convenios de pago jurídicamente viables tomando en consideración cuántas personas habitan la casa,  las condiciones en que viven, si tienen capacidad económica, si alguno de los miembros pertenece a grupos vulnerables por ejemplo personas enfermas, con discapacidad o pobreza extrema, la medida no afectaría a las finanzas públicas de los municipios en razón de que serían casos especiales.

Para concluir, Luis Enrique Miramontes Vázquez recordó que en la capital nayarita organismos como el SIAPA Tepic han carecido de eficiencia por lo que las autoridades no deberían llegar a hacer cortes al suministro de agua sin conocer la situación por la que el usuario dejó de pagar sus recibos.