La legislación prevé recursos totales por 7 billones 88 mil 250 millones de pesos, de los que 3 billones 944 mil 520.6 millones corresponden a impuestos

México; jueves 21 de octubre del 2021/agencias.- El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y particular el dictamen por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2022. Se rechazaron las 64 reservas y se aprobó una, de la diputada morenista Patricia Armendáriz, que permite a los estados devolver los recursos que no gasten en este año hasta diciembre de 2022 y no al finalizar este año, como estaba previsto.

Con 267 votos a favor, de Morena, Partido Verde y Partido del Trabajo (PT) y 210 en contra del Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), fue aprobada la legislación en lo general, que prevé recursos totales por 7 billones 88 mil 250 millones de pesos, de los que 3 billones 944 mil 520.6 millones corresponden a impuestos.

El presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, Luis Armando Melgar Bravo (PVEM), destacó que la ley no incluye nuevos impuestos y que los ingresos que se prevén representan un aumento de 8.9 en términos reales en comparación a la Ley de Ingresos de 2021.

El dictamen estima un crecimiento económico del país de 4.1% para el 2022, considera que el tipo de cambio del peso frente al dólar será de 20.3 y estima la producción de petróleo en mil 826 barriles diarios, a 55.1 dólares el barril.

La oposición denunció que el dictamen considera el precio del barril de petróleo en 55.1 dólares, aunque en el mercado internacional alcanza casi los 80 dólares y señaló que la intención es no etiquetar los recursos excedentes de la venta del petróleo para que puedan disponer de los mismos a su conveniencia.

El diputado panista Pedro Salgado Almaguer dijo que el precio del barril fue considerado por debajo de su precio real “porque son bien mañosos, porque no quieren etiquetarlos y que sea aquí donde se decida a dónde van esos recursos, quieren gastarlo en lo que ustedes quieran”.

Señaló que la ley disparará la deuda en un 16.7 por ciento, por lo que consideró que el dictamen “atenta contra la ciudadanía”. Refirió que para el análisis de este paquete hubo simulación en el ejercicio de Parlamento Abierto, ya que no se tomó en cuenta ninguna aportación de expertos y de la sociedad civil.

Por su parte, la diputada del PRI, Blanca Alcalá Ruiz, dijo que el precio del barril de petróleo debió de fijarse en 65.5 dólares, según el consejo de los expertos: “Sin embargo se estimó en 55.1 dólares por barril, hoy tan solo, alcanzó un máximo de 78 dólares por barril, claramente se identifica la subestimación de las proyecciones enviadas en los criterios de la política económica”.

Alcalá Ruiz, comentó que desde que fue presentado el paquete económico se manifestaron preocupaciones respecto a las premisas macroeconómicas que considera el proyecto, dado que son difíciles de alcanzar.

Dijo que lo preocupante son sus efectos para el gobierno, sobre todo lo que representa para los ingresos y el gasto, además de que aumentaría la deuda.

En defensa del proyecto, el diputado de Morena, Carol Antonio Altamirano, sostuvo que el dictamen tiene como objetivo iniciar la recuperación económica que necesita el país después de la peor crisis que se ha vivido en el mundo desde 1929: “Morena respalda la propuesta de Ley de Ingresos porque es responsable y está sustentada en estimaciones correctas”.

Precisó que todas las estimaciones están alineadas con las expectativas de los mercados: “Inflación: 3.4 por ciento; crecimiento anual: 4.1 por ciento; tipo de cambio: 20.5 pesos por dólar; y los ingresos petroleros cumplen los términos que establece la ley”. Afirmó que para el 2022 la deuda neta se estabiliza y se mantiene constante en 51 por ciento del PIB.

Mientras que el diputado Ángel Benjamín Robles Montoya, del Partido del Trabajo, señaló que con la propuesta se mejora la eficiencia recaudatoria al combatir la corrupción y los delitos fiscales y las complicidades entre los servidores públicos y los grandes contribuyentes.

Destacó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) reconoció que la recaudación en México aumentó 1.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en términos nominales y 0.8 en términos reales.

Señaló que el gobierno federal “ha emprendido una lucha decidida en contra de la evasión de impuestos y los delitos fiscales”, que continuará con las normas aprobadas como parte del Paquete Económico 2022.

El dictamen señala que de los siete billones 88 mil 250 millones de pesos que se prevé captar el año próximo, tres billones 944 mil 520.6 mdp corresponden a impuestos; 411 mil 852.5 mdp a Cuotas y Aportaciones de Seguridad Social; 32.6 mdp a Contribuciones de Mejoras; 47 mil 193.5 mdp a Derechos; 7 mil 918.8 mdp a Productos; 184 mil 864.7 mdp a Aprovechamientos.

Un billón 205 mil 324.3 mdp a Ingresos por Ventas de Bienes, Prestación de Servicios y Otros Ingresos; 370 mil 928.1 mdp a Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Subvenciones, y Pensiones y Jubilaciones, y 915 mil 615.2 mdp a Ingresos Derivados de Financiamientos. Se estima una recaudación federal participable por 3 billones 728 mil 987.5 mdp.

Para 2022 no se estableció un dividendo estatal a las empresas productivas del Estado, así como a sus empresas productivas subsidiarlas, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 97 de la Ley de Petróleos Mexicanos y 99 de la Ley de la Comisión Federal de Electricidad, toda vez que no se prevé que, durante 2021, Pemex y CFE o sus empresas productivas subsidiarias generen utilidades.

Autoriza al Ejecutivo, por conducto de la Secretaría de Hacienda, un monto de endeudamiento neto interno hasta por 850 mil millones de pesos para contratar y ejercer créditos, empréstitos y otras formas del ejercicio del crédito público, incluso mediante la emisión de valores, en los términos de la Ley Federal de Deuda Pública.

También, un monto de endeudamiento neto externo de 3 mil 800 millones de dólares, para contratar y ejercer en el exterior créditos, empréstitos y otras formas del ejercicio del crédito público, incluso mediante la emisión de valores, para el financiamiento, así como para canjear o refinanciar obligaciones del sector público federal. Lo anterior, con la finalidad de financiar el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022.

Fue aprobada la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de que las solicitudes de endeudamiento de Pemex y la CFE, así como de sus empresas productivas subsidiarias, se sigan sometiendo durante el ejercicio fiscal de 2022 a la consideración del Congreso de la Unión de manera separada a la solicitud de endeudamiento para el Gobierno Federal y el resto de las entidades del sector público federal.

Autoriza a Pemex y a sus empresas productivas subsidiarias un monto de endeudamiento neto interno de hasta 27 mil 242 millones de pesos y un monto de endeudamiento neto externo de hasta mil 860 millones de dólares. Adicionalmente, se considera adecuado autorizar a la CFE y a sus empresas productivas subsidiarias un monto de endeudamiento neto interno de hasta 4 mil 127 mdp y un monto de endeudamiento neto externo de 794 millones de dólares.