“El que tiene tienda, que la atienda; y si no, que la venda”… dice un viejo dicho. Por ello estuve fuera de escenario cumpliendo con labores del ejido; hoy me reincorporo nuevamente a seguir tirándole pedradas a la luna.

El proceder ‘gandallezco’ y oportunista de los funcionarios públicos ha estado presente por varias décadas en el Estado Mexicano; Nayarit no ha sido la excepción al grado de que gobiernos van y gobiernos vienen sin que se acomoden las cosas.

Me refiero a todo tipo de gobiernos: federales, estatales y municipales; en esta ocasión al gobierno estatal y a los municipales de Nayarit, cuyos esquemas de proceder de sus funcionarios han sido muy semejantes.

El caso del Fondo de Pensiones de los burócratas y maestros estatales es un ejemplo de corrupción y agandalle donde han metido las manos los gobernantes: Ney González, Roberto Sandoval y el que se acaba de ir. Los Servicios de Educación Pública del Estado de Nayarit (SEPEN) ha sido otra de las cajas chicas de los gobiernos estatales; recordemos que en el gobierno de Ney los SEPEN salieron quebrados con 900 millones de pesos estando como Director General Jorge Aníbal Montenegro Ibarra, implementando la estrategia de quemar oficinas para desaparecer evidencias; misma estrategia que en su momento fue usada por Omar Reynoso Gallegos en la Secretaría de Salud de Nayarit y tiempo después, por Luis Manuel Hernández Escobedo (el Pelón Hernández) en la UAN.

Descontarle a maestros y burócratas el impuesto de Hacienda y no reportarlo al Sistema de Administración Tributaria (SAT), fue otra de las estrategias inventadas por Ney González; seguida por Roberto Sandoval y continuada por el charro del Quevedeño.

Roberto Sandoval Castañeda. Ex gobernador de Nayarit Detenido

Hacer notarios públicos y otorgar plazas base es otra de las prácticas de estos gobernantes corruptos cuando están próximos a dejar el cargo. Ese fue el proceder de Ney de quien se quejaba Roberto… pero no pudo hacer nada porque era del mismo partido. Luego se quejó Toño de Roberto y, tampoco hizo nada porque había valores entendidos. Hoy se les descubre a los funcionarios de AEG un desfalco por cientos de millones de pesos. Aunado a esto las concesiones regaladas y los permisos apócrifos entregados por Luis Alonso Tahuahua González quince días antes de la entrega de gobierno y, las plazas base que otorgaron en los SEPEN por la misma mafia que ha lucrado con la Educación Nayarita; cuyo brazo ejecutor en esta ocasión fue José Francisco Contreras Robles… claro, siguiendo los órdenes de Aníbal y Gerardo Montenegro.

El Dr. Navarro intuía el cochinero de estas prácticas corruptas; por ello no se arriesgó a darles puestos y entregarles la educación. Próximamente veremos si el gobernador aplica la mística de Andrés Manuel, que dice: Al margen de la ley, nada; y por encima de la ley, nadie. Si esto aplica tendrán que dar de baja las plazas de base entregadas ilegalmente días antes de que saliera el gobierno de AEG y, desde luego; enderezar lo torcido que dejaron en la Unidad UPN-181 de Tepic y el Centro de Actualización del Magisterio (CAM), que fueron utilizados como agencias de trabajo para amantes, familiares, amigos y compadres.

En la misma condición está el gobierno municipal de Tepic recibido por Geraldine Ponce Méndez; que encontró desfalcos y aviadores al seno de las instituciones municipales; herencia del perredista Francisco Javier Castillón Fonseca, compadre de su maestro en triquiñuelas, el ‘Pelón Hernández’.

Es de llamar la atención que ya salieron defensores de Castillón, acusando a Geraldine de una revancha política; opinando de que no debe acusar a su antecesor. Pero esto lo hacen quienes todavía tienen en su cerebro esquemas de proceder torcidos y a conveniencia; de aquellos que perdieron canongías y los que están próximos a perder su aviaduría y también; los resentidos de la oposición, que más que argumentar, destilan amargura.

Apostador de Cuacos