Críticas al pasado

Asunto 1

Me encontraba en mi adolescencia cuando uno de los payasos más famosos de México exhibió a un funcionario público recibiendo “fajos” de billetes de un poderoso empresario argentino. Ese asunto fue un verdadero escándalo porque (indirectamente) se relacionaba con el que a la postre sería presidente de la república.  Hay muchos datos de ese asunto que escapan a mi memoria, pero recuerdo bien que ese empresario extranjero estuvo sentimentalmente relacionado con Rosario Robles.

Ella tuvo una muy aceptable vida pública. Además de ser jefa de gobierno, también formó parte del gabinete de Peña Nieto. Quizá, desde ese momento, empezó el principio de su fin.  Para nadie es un secreto que el periodo 2012-2018, es uno de los más señalados por casos de corrupción.  Sólo dos altos mandos, de ese entonces, están enfrentando la justicia: 1) Lozoya, por el caso Odebrecht, y 2) Robles, por la estafa maestra.

No es necesario ser un especialista en derecho constitucional y amparo o penal para darse cuenta de todas las arbitrariedades que se están llevando a cabo. ¿Verdaderamente es culpable? ¿Tiene algo que ver su pasado y su cambio de partido? ¿En la política existe el karma o la justicia divina?

Asunto 2

Soy de esa generación que creció con el Nintendo. Reconozco que durante mi niñez y juventud fui un adicto a los videojuegos.  Me hicieron vivir y experimentar sensaciones nuevas, además de tener un entretenimiento sano con mis familiares y amigos.  Por lo que con gran asombro vi dos noticias relacionadas con este tipo de dispositivos.

Hay algunos juegos, o la gran mayoría de ellos que permiten jugar en línea. El pequeño gran detalle es que en la realidad no sabes con quién estás jugando. Puede ser que sea con alguien de 12 años, o cualquier persona que no tenga tan buenas intenciones. ¿Por qué mencionó lo anterior? Resulta que una “nueva” modalidad para reclutar jóvenes es contactarlos mientras están jugando el mismo juego.

Un segundo asunto es el de la percepción con los videojuegos. Dentro de ejecutivo federal hay quien piensa que son violentos o que, al menos, la fomentan.  Muy respetuosamente considero que no podemos hacer un juicio tan superficial al respecto. Como ya lo comenté líneas arriba yo fui un gran jugador hace algunos años y afortunadamente dudo ser alguien violento en la actualidad.

Suponiendo sin conceder que todo fuera culpa de Nintendo (o de sus competidores), sería tan simple que creyendo que por quitarlos del mercado todo volvería a la normalidad en nuestro territorio, ¿alguien podrá pensar así?

Asunto 3

Hace aproximadamente unos 8 o 9 años pude conocer la Ciudad Universitaria de la UNAM.  A pesar de que soy hijo de la BUAP, no puedo negar mi enorme emoción de conocer la máxima casa de estudios del país.  Conocí mucha gente, vi a profesores de la más alta calidad caminando por sus pasillos y estuve leyendo un buen rato en la biblioteca de Derecho.

La UNAM es una de las universidades con más prestigio del mundo.  Es innegable la importancia, y el papel fundamental, que ha desempeñado para la construcción del México actual.  Hace unos días, desde el gobierno, recibió una serie de “descalificaciones” que, para un servidor, casi casi rayan en lo obsceno.

Describir a la UNAM como “individualista” y “neoliberal” es una verdadera torpeza. Por definición, y por ser de carácter público, debe ser un espacio plural, diverso y de tolerancia.  No es posible hacer una generalización que lo único que causa es una falsa percepción, y para variar, una mayor polarización en el país.

Hacen bien los académicos y alumnos en defenderse. Aunque a esos que critican ni siquiera se les debería de prestar atención. Curiosamente las voces que se quejan de la universidad son sus egresados, ¿tan mal les habrá ido como estudiantes?

Hasta la próxima.

Luis Fajardo Velázquez

luisefeve@hotrmail.com