• Salvador “N” también deberá realizar 200 jornadas de trabajo en favor de la comunidad, pagar 165 días de multa y reparación de daños por diversos delitos

Tepic, Nayarit; lunes 25 de octubre de 2021.- Tras audiencia de juicio que duró cinco días, hoy fue condenado a 6 años y 3 meses de prisión Salvador “N”, exregidor del ayuntamiento de Bahía de Banderas, quien además realizará 200 jornadas de trabajo en favor de la comunidad y pagará 165 días de multa, por los delitos de cohecho, extorsión, secuestro en su modalidad de simulación y falsedad en declaraciones judiciales e informes dados a una autoridad.

Al enjuiciado también se le condenó al pago de la reparación del daño en favor de la víctima de extorsión, quien es expresidente municipal de Bahía de Banderas, Jaime “N”, mismo que estuvo presente al momento en que se dictó el fallo condenatorio.

Respecto del caso, el Agente del Ministerio Público ordenó y llevó a cabo los actos de investigación pertinentes para establecer la probable participación del imputado, dado que se pudo aportar pruebas suficientes para aseverar que el día 30 de junio de 2018 Salvador “N” se fugó de la cárcel municipal de Bahía de Banderas.

Los celadores de dicha cárcel, al rendir su declaración ante el Ministerio Público, señalaron que el imputado les ofreció 30 mil pesos a cambio de dejarlo salir, a lo cual accedieron, realizándose la maniobra durante la madrugada cuando llegó una camioneta color blanco, cerrada, modelo atrasado, tripulada por dos personas, una de las cuales entregó el dinero y los guardias dejaron ir al imputado.

En el mismo mes y año, los padres del ahora juzgado se presentaron a la oficina de la víctima, a quien dijeron que su hijo había sido secuestrado y le exigieron la cantidad de 5 millones de pesos para pagar por su liberación. Posteriormente, el mismo afectado recibió mensajes de texto desde un número desconocido, donde se le exigían 20 millones de pesos o de lo contrario se le denunciaría como quien ordenó la desaparición de Salvador “N”.

El 15 de junio de 2019 Salvador “N” fingió su supuesta liberación, en el estado de Guanajuato, y el 19 del mismo mes fue entrevistado por un Agente del Ministerio Público ante quien aseguró que fue secuestrado del interior de la cárcel municipal por sujetos que le pusieron una capucha en la cabeza, lo subieron a un vehículo y después a otro más, para dejarlo cautivo en una pequeña choza ubicada en un lugar desconocido.

Por lo anterior, se solicitó un estudio multidisciplinario en materias de criminalística de campo, psicología y medicina a efecto de verificar la coherencia de lo narrado por el imputado ante el Juez de Control y el Ministerio Público, con los signos emocionales y físicos que presentaba, obteniéndose lo siguiente: en el área médica se encontró que Salvador “N” no presenta patologías que pueden aparecer en personas privadas de su libertad, pues sus condiciones de higiene no corresponden. Sobre el estado emocional, este no coincide con el perfil psicológico de personas que han sido víctimas de secuestro y/o desaparición. Tampoco se encontraron rasgos que empaten con un trastorno de estrés postraumático. Y en cuanto al área de criminalística, el estudio reveló que de acuerdo con lo señalado por Salvador, en contraste con su estado físico y psicológico, este debería tener afectación física y emocional, por lo que se concluye que es inverosímil su declaración.

Integrados los actos de investigación de la carpeta, se ejercitó acción penal por los delitos de cohecho, por ofrecer 30 mil pesos a los celadores para que lo dejaran escapar; evasión de reos, por haberse fugado de la cárcel municipal de Bahía de Banderas con apoyo de los celadores; extorsión, por tratar de obligar a una persona a que les entregara 20 millones de pesos a cambio de no inmiscuirlo en la supuesta desaparición; simulación de secuestro, por fingir estar privado de su libertad y, falsedad en declaraciones, por dar información falsa en la manifestación emitida ante una autoridad judicial, resultando en el veredicto antes descrito.