*El ex gobernador, Antonio Echevarría García, se coludió con los Montenegro y el ex secretario de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán, para entregar miles de plazas ilegales a amigos, familiares, compadres, y cuates de parranda y saquear las arcas públicas

No se le puede llamar de otra forma más que ‘chamaqueado’ al anterior gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García, por los desfalcos encontrados en la Secretaría de Salud (SSN) y en los Servicios de Educación Pública del Estado de Nayarit (SEPEN). Ambas dependencias entregaron plazas de manera irregular y sufren con acrecentadas deudas de 1250 y 1750 millones de pesos, respectivamente.

Pero no sólo esas instituciones tienen problemas; todas las dependencias que tocaron Aníbal Montenegro Ibarra y Antonio Serrano Guzmán las echaron a perder. Eso mismo sucedió con la secretaría de Movilidad donde Jorge Aníbal y Serrano Guzmán impusieron de director a Luis Alonso Tahuahua González, al que le encontraron cientos de permisos apócrifos. Está comprobado que la gran mayoría de dependencias eran controladas por el clan Montenegro. Dicho clan miró a las instituciones educativas como de su propiedad; resaltando las instituciones formadoras de docentes, donde en contubernio con la Sección 20 del SNTE entregaron plazas base a sus amigos, familiares y amantes.

Antonio Serrano Guzmán y Aníbal Montenegro Ibarra. Ex secretarios de gobierno.

Dichas aberraciones sucedieron en la Normal de Acaponeta, el Centro de Actualización del Magisterio (CAM) y la Unidad UPN-181 de Tepic; donde, violando los derechos de los trabajadores de los centros, otorgaron plazas de base de tiempo completo y con la máxima categoría (Plaza base de Tiempo Completo Titular/C). La Maestra Olivia Ibarra Rodríguez, actual Coordinadora de las Instituciones Formadoras y Actualizadoras de Docentes (CIFAD) debe estar muy bien enterada de lo que sucedió en su centro de trabajo, el CAM; ya que ahora su centro cuenta con un Secretario de Educación y con un Director General, ellos son: Andrés Rodríguez Domínguez y José Francisco Contreras Robles; por lo cual, son obligadas estas tres preguntas:

¿Cómo le hicieron para obtener estas plazas?

¿Quién les firmó sus oficios de presentación?

¿Ellos mismos se firmaron sus oficios o fue el actual gobierno?

La maestra Olivia llegó en el Gobierno del Dr. Navarro y es muy probable que no tenga experiencia para desenmarañar lo enredado y torcido de las madejas del cacicazgo; no obstante, ya aprenderá. Porque si no aprende, nada tiene que hacer en el Gobierno de Miguel Ángel, en el Proyecto de la 4T. Los docentes de base con varios años de servicio de las tres instituciones le conceden un par de meses para que enderece los entuertos ordenados por el cacicazgo.

¿Estará enterada la Lic María Elizabeth López Blanco, nueva Directora General de los SEPEN?

Ahora entendemos por qué el clan de los Montenegro tiene acotados a los líderes de la Sección 20; porque es su carta de presentación y su arma para proponer plazas. A Toño le vendieron la idea de que ellos controlaban al magisterio nayarita y sabían como administrar al Estado; pero lo que hicieron fue corromper las instancias a su cargo. Por ello los desfalcos en gran parte de las instituciones, con mención honorífica para la de Salud, Educación y Movilidad. Por eso hacemos otra pregunta:

¿Toño Echevarría sabía lo que hacían sus funcionarios o fue ‘chamaqueado’ por los Montenegro?

Cualquiera que sea la respuesta es mala para el ex-gobernador, porque él era el responsable del bien y del mal. Como he dicho en otros escritos: ‘El desconocimiento de la ley no lo exime de responsabilidades’. Ahora resulta que quien descubre actos de corrupción es mala persona; como lo que señala Geraldine Ponce del anterior gobierno municipal. ¡Ya la están criticando! ¡Quieren cerrarle la boca! La conminan a ser más prudente.

Pero, yo digo… se puede guardar prudencia ante tanta inmundicia; cuando caminas por un terreno minado de excremento, no encuentras dónde pisar. Tienes que caminar, aveces de puntitas para librar excrecencias. Así están las dependencias municipales que dejó Castellón Fonseca y por el mismo orden las estatales que deja Echevarría García.

Ante tales circunstancias de cinismo y corrupción, a los maestros de esas tres instituciones no les queda más que seguir luchando y exhibir las porquerías de los encumbrados y adeptos del cacicazgo…

¿Cuánto tiempo más se sostendrá el clan de los Montenegro?…

Apostador de Cuacos