Por Sergio Mejía Cano

Estar en un clima artificial, es lo más dañino posible para los humanos

Se ha dicho que este planeta que habitamos, y que forma parte de un sistema solar dentro de una galaxia, es una nave sideral que, en caso de descompostura, todos sus moradores en todas sus formas y tipos de reinos que lo componen, desaparecerán por completo. De ahí tantas voces de otros de sus habitantes más conscientes que cada día ven con más preocupación cómo existe otra parte de la humanidad a la que, con el afán de lucro indiscriminado, no les importa dañar cada vez más a esta nave cósmica, con el pretexto del progreso; paradójicamente, dizque para facilitar la vida de quienes lo habitamos. Paradójicamente, porque ese afán de progreso, tal vez acabe algún día con todo tipo de vida.

Sería bueno recordar que, todos los que vivimos o sobrevivimos en este planeta, vamos viajando en esta nave por el espacio y que, en caso de un colapso mayor, nadie, absolutamente nadie estaría exento de salir con bien, así se protejan en bunkers tanto gobernantes como gente pudiente que ya tienen preparados esos subterráneos supuestamente para protegerse en caso de ataques nucleares, principalmente. Porque está documentado que algunos países han construido todo tipo de refugios para que, en caso de una guerra con el actual armamento que existe hoy en día, por culpa de las radiaciones emanadas por bombas nucleares, la vida, conocida hasta hoy, sea imposible en la superficie de este planeta. Pero no nada más algunos gobiernos tienen o cuentan con dichos refugios subterráneos, sino que ahora con la proliferación de nuevos ricos que ha generado la tecnología, ya también tienen la idea o ya construyeron sus propios bunkers para irse a vivir ahí en caso necesario. Pero no nada más para protegerse de una posible guerra nuclear, sino ahora hasta por el cambio climático y la contaminación ambiental que crece cada día más, sin que, por más discursos y programas en defensa del medio ambiente, no pase nada.

Está comprobado que los climas artificiales no son nada benéficos para el organismo humano; y si bien, dicho organismo se llega a adaptar a diversas circunstancias y exposiciones corporales, llega el momento en que ya no pueda aguantar más, por lo que lo más probable sería que, después de un tiempo no muy corto ni muy largo, el cuerpo humano no aguante más y fenezca más temprano que tarde.

También se ha documentado que, existe un depósito subterráneo en donde se han almacenado la mayoría o posiblemente todas las semillas de la vegetación y cultivos conocidos hasta hoy, supuestamente para que se pudieran volver a sembrar; pero el problema sería que, si la vida se vuelve imposible en la superficie de la tierra, pues entonces, ¿cómo se van a poder aprovechar todas esas semillas que se conservan hoy?

Pero para no ir tan lejos a futuro, respecto al daño que sufren los humanos bajo un clima artificial, esto se puede comprobar palpablemente en los trabajadores de los bancos que, se la pasan la mayor parte de sus turnos laborales bajo techo, sentados la mayor parte de su tiempo con luz de neón o de led y con aire acondicionado; sin embargo, la piel de estos empleados bancarios se ve claramente ceniza, pálida, flácida; en sí, no se miran estos empleados de ambos sexos muy saludables que digamos. ¿Y por qué? Pues precisamente por la falta de sol, falta de movilidad corporal, pues nada más mueven manos y ojos y, el hecho de permanecer sentados durante la mayor parte de sus labores, esto podría conllevar males renales y desde luego, de articulaciones en la mayor parte o en todo su cuerpo.

Ya hace tiempo que apareció en alguna revista o periódico, un artículo referente a la mala salud que han presentado los empleados bancarios; pero al parecer no hizo mella esta información ni siquiera entre los mismos trabajadores de los bancos en todo el país, aunque tal vez algún día o siempre se hayan o se sientan mal de salud. ¿Será acaso por esta causa que, no se ven que sean los mismos empleados de los bancos, porque supuestamente los cambien de sucursal o a la mejor por su decaída salud? Obviamente que es pregunta, porque no se podría afirmar fehacientemente al no tener un certificado médico de estos empleados bancarios; y esto, porque hubo un tiempo en que, durante años era el mismo cajero o cajera y empleada o empleado ejecutivo quienes atendían a los clientes; pero ya no más, pues si duran un mes en el mismo puesto, es mucho tiempo, porque existe la posibilidad de que los estén cambiando día con día. ¿Será acaso por enfermedad o indisposición?

Sea pues. Vale.