México. Jueves 04 de noviembre del 2021.- (Agencias). La ruptura en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) cada día crece más. Esta situación nació por la molestia que algunos militantes y afines al partido político y a la Cuarta Transformación (4T) criticaron el accionar del presidente nacional, Mario Delgado.

Varias han sido las voces que se han encargado de cuestionar su manera de hacer política, así como sus intenciones de colocar candidatos a modo o excluir las voces de los viejos integrantes de esta fuerza política. No obstante, una ha sobresalido del resto por sus constantes y duros comentarios contra Delgado. Se trata de John Ackerman.

El académico utiliza sus redes y algunos diálogos para no quitar el dedo de la yaga, pues, a su parecer, la dirigencia nacional de Morena no está funcionando y sólo provoca una mayor separación. Por ello, durante una entrevista con el periodista Julio Astillero, arremetió de nuevo contra Mario Delgado y su íntimo grupo de morenistas.

“Todos esperábamos que Mario fuera el presidente de la unidad, pero terminó siendo un dirigente de oportunismo, de la violación de los estatutos, de la antidemocracia”, declaró el también conductor de televisión luego de que el Consejo Nacional de Morena presuntamente aprobó los nuevos lineamientos de afiliación, reafiliación y credencialización, aunque ni siquiera estuvo presente el mínimo requerido para hacer quórum, por lo que las votaciones no son válidas.

Asimismo, refirió que este órgano interno fue cooptado por “la lógica priista autoritaria de Mario Delgado”, ya que se está encargando de excluir a los militantes que no se encuentran en el grupo político más cercano al líder morenista, quien, en palabras de Ackerman, busca “tener el control absoluto” de Morena.

Debido a estas acciones, las cuales tachó de ilegales, urgió al partido a confiar en sí mismo y en sus integrantes para evitar el ingreso de personajes que no coinciden completamente con los ideales de la Cuarta Transformación (4T), como lo fueron Lilly Téllez y Germán Martínez, los cuales salieron entre polémicas.

Sobre su previo encontronazo con Bertha Luján, quien lo acusó de no conocer el partido, Ackerman aseguró que se integró al “obradorismo” desde hace muchos años, experiencia suficiente para hacerle un extenso llamado a fomentar el debate y respeto, en lugar de imponer sus decisiones en el Consejo Nacional, las cuales, señaló “han sido escalofriantes”.