LA DISTANCIA Y LA CERCANÍA

    Por: Martín Elías Robles

 Qué tal, amigo lector; como seguramente ya se habrá enterado, otra vez, pero ahora de manera extraordinaria, hay una nueva elección en la tierra Cora, estamos en la búsqueda de un senador o senadora que tenga como principal característica la honestidad, que piense en la justicia, en el compromiso irrenunciable con el pueblo; que represente a los nayaritas, y que no vaya a la cámara alta a levantar el dedo para avalar los intereses mezquinos de unos cuantos vividores. El proceso electoral ya está en marcha; los prospectos ofrecen sus bondades, sus promesas de campaña; ya sabe usted, la misma cantaleta de siempre. Oiga, ya conque el triunfador nos salga noble y humano, sin duda estaremos de gane… EL TEATRO AMBULANTE. Prócolo; con este nombrecito me acordé del cómico que hace años venía como parte del elenco de la carpa de Teatro “La Tallita” un espectáculo que año con año hacía su temporada en Tepic; ellos se instalaban precisamente en los terrenos que estaban en frente de la Estación del Tren. Desde luego que le estoy platicando de hace bastante tiempo, allá por los años 80s. La Tallita traía a sus artistas para presentar obras de teatro universal; eran artistas desconocidos pero con gran talento y profesionalismo. Ahí me tocó ver obras como: Los árboles mueren de pie, El derecho de nacer, El exorcista, Corona de lágrimas, y comedias ligeras. Bueno, pero el gran Prócolo prieto y aguado, (así se hacía llamar el cómico) era la estrella de la carpa; al más puro estilo del famoso Jesús Martínez “Palillo” utilizaba el recurso de la sátira política y las pícaras palabras en doble sentido para entretener a su público, que apenas le veía aparecer en el escenario, y ya estaban muertos de la risa. En aquel entonces, a la entrada de la carpa, se instalaba una mesa de vendimia donde preparaban un rico pollo con papas y adobo, además de enchiladas y tostadas, que era necesario comprar antes de la función o saliendo de ella, porque si no, era como no haber ido. Por cierto, también en el espectáculo se presentaba Susy Moreno, un artista que personificaba a un gay muy simpático, quien vestido con su sobrero floreado, diseñado con la misma tela de su camisa, y sus pantalones ajustados, hacía las delicias de las mujeres  cuando cantando y bailando con singular estilo llamaba a los hombres  para que le acompañaran al escenario; fijaba su vista en algún señor que se ponía rojo de la pena, y eso era suficiente para alegrar el ánimo de todos los asistentes. Don Susy Moreno el dueño de la Tallita, abajo del escenario era un hombre serio y respetado. Los años pasaron, y un día “La Tallita” no regresó, dejando en la memoria de muchos nayaritas el recuerdo artístico y cultural de aquellos buenos actores y actrices. De don Prócolo se dijo que se quedó a vivir en Tepic, algo que no dudaría, pues quien conoce esta tierra bendita siempre quiere quedarse a vivir en ella… CONGRESO LOCAL EN LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER. Fue la presidenta de la mesa directiva, y del Congreso local, la diputada Alba Cristal Espinoza Peña, quien el pasado jueves, desde la Tribuna, alzó la voz para pedir el respeto y apoyo a las niñas y mujeres, para liberarlas de la violencia, esto en el marco de la conmemoración del Mes Naranja, en este noviembre que el día 25 celebra el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Al evento que promueve el Congreso del Estado de Nayarit, se sumarán para las actividades instituciones como el Tribunal Electoral de Nayarit, el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en Nayarit, el Instituto para la Mujer Nayarita, el Instituto Estatal Electoral de Nayarit, además de otras asociaciones feministas. Como lo he dicho, es bueno saber que los integrantes de la Trigésima Tercera Legislatura trabajan con sensibilidad social… AQUELLOS TIEMPOS DE MI ABUELO. Me platicaba mi padre que en su niñez, al lado de mis abuelos y sus otros siete hermanos, llegaron a vivir ciertas etapas realmente precarias por la falta de dinero, motivo por el cual fueron muchas las ocasiones en que al interior de su casa los disgustos entre sus padres llegaron a tensar seriamente la convivencia familiar. Con el oficio de músico que ejercía mi abuelo, difícilmente se podían solventar las necesidades economías de la numerosa ralea; muy a pesar de que todos los días salía a la guipa con la firme intención de ganar  una buena cantidad de centavos; algo que no siempre conseguía, pues muchas veces regresaba a casa con su contrabajo y el frio de la madrugada calándole más de lo acostumbrado, cuando tristemente se sabía con las bolsas vacías. Recordaba mi padre que el café y los frijoles eran el menú de diario, aunque llegó a presenciar ocasiones en que ni para eso tenían. Supongo que en la pobreza de aquel entonces mucho tenía que ver el que las familias fueran tan numerosas; no en vano años después surgió aquel anuncio institucional de, “La familia pequeña vive mejor”. robleslaopinion@hotmail.com