*A consecuencia de lo ostentoso de su boda con la consejera electoral Carla Humphrey y de tener de invitados a puros enemigos de la 4T, su brillante carrera política se fue al “traste”

México. Martes 09 de noviembre del 2021.- (Agencias).- Esta noche el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer la salida de Santiago Nieto como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, tras el escándalo que generó su boda en Guatemala.

“Por instrucciones del presidente de la República, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, dio posesión a Pablo Gómez Álvarez como nuevo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a partir de este día”, dice el boletín difundido esta noche.

Gómez Álvarez releva a Santiago Nieto Castillo, quien asumió el cargo desde el primero de diciembre de 2018 y presentó su renuncia al jefe del Ejecutivo federal el día de hoy, se informa en el reporte oficial.

“Pablo Gómez Álvarez es economista egresado de la UNAM, catedrático y exlegislador; destaca por su trayectoria a favor de causas sociales y derechos humanos a partir del movimiento estudiantil de 1968 y en distintas etapas históricas del país”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la boda entre el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto y la consejera del INE, Carla Humphrey, fue un asunto escandaloso porque revive la ostentación y el derroche del periodo neoliberal.

Santiago Nieto Castillo. Ex titular de la UIF y su esposa, la consejera electoral, Carla Humphrey .

“Hay que recomendarles a los servidores públicos que actúen con moderación, con austeridad y que sigan el ejemplo de (Benito) Juárez que decía que el servidor público debía aprender a vivir en la justa medianía”, dijo al conceder que fue invitado al evento.

Este fin de semana, ambos funcionarios contrajeron matrimonio en Guatemala, a donde acudieron servidores públicos, y estuvo enmarcado por el escándalo donde Paola Félix, secretaria de Turismo de la CDMX, quien fue involucrada en la introducción a dicho país de alrededor de 35 mil dólares en efectivo, que presuntamente no fueron declarados por los viajeros.

La funcionaria capitalina renunció a su cargo por este escándalo.

“Es un asunto escandaloso en efecto, aún cuando se trata de un acto privado, pues los asuntos públicos son cada vez más públicos en México o se sabe más de asuntos o eventos privados, antes no se conocía nada, había ostentación y derroche”, comentó.

De acuerdo con el jefe del Ejecutivo federal, los 35 mil dólares no declarados eran propiedad de José Francisco Ealy Ortiz, director de El Universal, quien fue invitado a las nupcias.

Cuestionado sobre el amiguismo que se pudiera manifestar entre Santiago Nieto y el empresario, el presidente de la República consideró que este lazo es incorrecto.

“Eso es bueno de preguntarse y creo que no es correcto porque el servidor público tiene que evitar ese tipo de situaciones. Yo por eso no voy a eventos sociales, fui invitado pero yo no puedo porque tengo muchas ocupaciones y además no acostumbro a hacerlo”, sostuvo.

“Me invitan, les agradezco mucho pero no asisto, ni a comer a un restaurante”, aseguró.

De acuerdo con detalles del encuentro revelados por el periódico Reforma, al casamiento asistieron más de 300 invitados.

El champán se descorchó hasta bien entrada la mañana del sábado en la ciudad de Antigua, Guatemala, para festejar la unión nupcial entre Santiago Nieto y Carla Humphrey. El primero, director de la Unidad de Inteligencia Financiera y funcionario estrella de este sexenio; la segunda, consejera del Instituto Nacional Electoral mexicano.

Desde el viernes por la noche, un cóctel en el Hotel Santo Domingo dio la bienvenida para los 300 invitados a la ceremonia religiosa y civil entre ambos funcionarios, que se prolongó hasta la madrugada del sábado, según recoge el diario Reforma. Fue una celebración a todo lujo: copas de Möet Chandon y licores al gusto, tártara de atún y carpaccio de aguacate y para finalizar, macarroni de chilacayote.

Uno de los momentos centrales fue cuando la pareja abrió la pista de baile a ritmo de I don’t want to miss a thing, de la banda estadounidense Aerosmith, para después dar paso a suaves, pero no menos movidas baladas de rock y pop de los ochenta y de los noventa. La fiesta terminó pasadas las cinco de la mañana, siendo uno de los principales temas de conversación la salida de la secretaria de Turismo de la Ciudad de México, que acababa de aterrizar en Guatemala en un avión privado.

Los invitados fueron distinguidos personajes de la política mexicana de todos los partidos políticos: Layda Sansores, gobernadora de Campeche, los legisladores Sergio Gutiérrez Luna, de Morena, Javier López Casarín, del Partido Verde, Carolina Viggiano del PRI y Diana Karina Barreras, del PT. También la ministra del Supremo, Yasmín Esquivel, la expresidenta del Tribunal Electoral, María del Carmen Alanís y su esposo Emilio Rabasa. Otros que atendieron la invitación fueron los exgobernadores Quirino Ordaz, de Sinaloa y Francisco Domínguez, de Querétaro, así como la senadora del PAN, Josefina Vázquez Mota.