El presidente de la república propuso un plan mundial de fraternidad y honestidad

México; martes 9 de noviembre del 2021/agencias.- Desde el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso la creación de un “plan mundial de fraternidad y bienestar”, con el objetivo de garantizar el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios.

Ese plan, expuso, se puede financiar con un fondo de al menos tres fuentes: el cobro de una contribución voluntaria, anual, de 4 por ciento de sus fortunas a las mil personas más ricas del planeta; una aportación similar por parte de las mil corporaciones privadas más importantes por su valor en el mercado mundial, y una cooperación del 0.2 por ciento del PIB de cada uno de los países integrantes del Grupo de los 20.

De cumplirse esta meta de ingresos, dijo, el Fondo podría disponer anualmente de alrededor de un billón de dólares.

Al hacer énfasis en que su propuesta y mensaje la hacía en su calidad de mandatario de México, emitió una dura crítica a la ONU respecto a su papel para combatir la desigualdad; puso como ejemplo que el mecanismo establecido por el organismo para el reparto de vacunas anticovid a las naciones más pobres ha sido un “doloroso y rotundo fracaso” porque sólo ha repartido 6 por ciento de las dosis disponibles en el planeta.

López Obrador encabezó el debate abierto de Alto Nivel “Mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales: exclusión, desigualdad y conflicto”,en su carácter de presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York.

Expuso distintas propuestas similares a las aplicadas por su gobierno, sin embargo admitió que “podría llevarnos tiempo pacificar el país, pero la fórmula más segura es atender el fondo (las causas de la violencia).

Aquí el discurso íntegro del Presidente de México:

No vengo a hablar de seguridad como sinónimo de poderío militar ni como argumento para el empleo de la fuerza contra nadie. En cambio, mi planteamiento se basa en lo que postuló ese titán de las libertades, según Pablo Neruda, que fue el Presidente Franklin Delano Roosevelt cuando se creó la ONU, ‘el derecho de una vida libre de temores y miserias’ que sigue siendo el más sólido fundamento de la seguridad para todas las sociedades y los Estados.

El principal obstáculo para el ejercicio de ese derecho es la corrupción en todas sus expresiones: los poderes transnacionales, la opulencia y al frivolidad como formas de vida de las élites; el modelo neoliberal que socializa pérdidas, privatiza ganancias y alienta el saqueo de los recursos naturales y de los bienes de los pueblos y naciones.

Es corrupción el que tribunales castiguen a quienes no tienen con qué comprar su inocencia y protejan a potentados y a grandes corporaciones empresariales que roban al erario o no pagan impuestos.

Es corrupción la impunidad de quienes solapan y esconden fondos ilícitos en paraísos fiscales y es corrupción también la usura que practican accionistas y administradores de los llamados fondos buitres, sin perder siquiera su respetabilidad.

Sería hipócrita ignorar que el principal problema del planeta es la corrupción en todas sus dimensiones, la política, la moral, la económica, la legal, la fiscal y la financiera.

Sería insensato omitir que la corrupción es la causa principal de la desigualdad, de la pobreza, de la frustración, de la violencia, de la migración y de graves conflictos sociales.

Estamos en decadencia porque nunca antes en la historia del mundo se había acumulado tanta riqueza en tan pocas manos mediante el influyentismo y a costa del sufrimiento de otras personas, privatizando lo que es de todos o lo que no debe tener dueño, adulterando las leyes para legalizar lo inmoral, desvirtuando valores sociales para hacer que lo abominable parezca negocio aceptable.

Veamos por ejemplo lo sucedido con la distribución de la vacuna contra el Covid 19. Mientras las farmacéuticas privadas han vendido el 94 por ciento de las vacunas, el mecanismo Covax, creado por la ONU para países pobres apenas ha distribuido el 6 por ciento, un doloroso y rotundo fracaso.

Este dato simple debiera llevarnos a admitir lo evidente: en el mundo actual, la generosidad, el sentido de lo común están siendo desplazados por el egoísmo y la ambición privada; el espíritu de cooperación pierde terreno ante el afán de lucro y con ello nos deslizamos de la civilización a la barbarie y caminamos como enajenados olvidando principios morales y dando la espalda a los dolores de la humanidad.

Si no somos capaces de revertir estas tendencias mediante acciones concretas, no podremos resolver ninguno de los otros problemas que aquejan a los pueblos del mundo.

¿Qué estamos haciendo en México? Hemos aplicado la fórmula de desterrar la corrupción y destinar al bienestar del pueblo todo el dinero liberado con el criterio de que por el bien de todos, primero los pobres.

Optar por los pobres implica adicionalmente asumir que la paz es fruto de la justicia y que ningún país puede ser viable si persisten y se incrementan la marginación y la miseria.

Por ello sostenemos que la solución de fondo para vivir libres de temores, de riesgos, violencia, es acabar con el desempleo, favorecer la incorporación de los jóvenes al trabajo y al estudio, evitar la desintegración familiar, la descomposición social y la pérdida de valores culturales, morales, espirituales.

En México podría llevarnos tiempo pacificar el país pero la fórmula más segura es atender el fondo, como lo estamos haciendo; por ejemplo, otorgar a los jóvenes opciones, estudio y trabajo para evitar que sean enganchados por la delincuencia.

La verdadera victoria sobre las bandas delictivas siempre consistirá en privarlas de su semillero y de su ejército de reserva.

Con este mismo criterio estamos enfrentando el fenómeno migratorio, las acciones fundamentales no son las coercitivas sino las que incorporan a todas las personas al estudio, al trabajo, a la salud y al bienestar en los lugares en los que nacieron o residen de modo que no se vean obligados a abandonar sus pueblos por hambre o violencia y que únicamente emigren quienes deseen hacerlo, que la migración sea opcional y no forzosa, una decisión individual y no un fenómeno de proporciones demográficas.

Hace poco le expuse respetuosamente al presidente Biden una nueva forma de enfrentar el fenómeno migratorio, sin ignorar la necesidad de ordenar el flujo, de evitar el descontrol y la violencia, y garantizar los derechos humanos.

Le propuse aplicar de inmediato en tres naciones hermanas dos programas que nosotros estamos llevando a cabo con éxito en Chiapas, estado vecino de centroamérica. Hoy estamos plantando ahí 200 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, y ese programa da trabajo a 80 mil sembradores; asimismo, en esa entidad del sureste mexicano trabajan como aprendices 30 mil jóvenes que reciben un salario mínimo para capacitarse en talleres, empresas y otras actividades productivas y sociales.

Si estas dos acciones se aplicaran de inmediato en Guatemala, Honduras y El Salvador, se podría lograr que permanezcan en sus países unas 330 mil personas que hoy están en riesgo de migrar por falta de trabajo.

Pienso que esas propuestas deben ser aplicadas por la ONU a fin de ir al fondo de los problemas en los países pobres; es necesario que el más relevante organismo de la comunidad internacional despierte de su letargo y salga de la rutina, del formalismo, que se reforme y que denuncie y combata la corrupción en el mundo, que luche contra la desigualdad y el malestar social que cunden en el planeta, con más decisión, profundidad, con más protagonismo, con más liderazgo.

Nunca en la historia de esta Organización se ha hecho algo realmente sustancial en beneficio de los pobres, pero nunca es tarde para hacer justicia. Hoy es tiempo de actuar contra la marginación, atendiendo las causas y no sólo las consecuencias.

A tono con esta idea, en los próximos días, la representación de México propondrá a la Asamblea General de las Naciones Unidas un plan mundial de fraternidad y bienestar. El objetivo es garantizar el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios.

La propuesta de México para establecer el estado mundial de fraternidad y bienestar se puede financiar con un fondo de al menos tres fuentes: el cobro de una contribución voluntaria, anual, del 4 por ciento de sus fortunas a las mil personas más ricas del planeta; una aportación similar por parte de las mil corporaciones privadas más importantes por su valor en el mercado mundial, y una cooperación del 0.2 por ciento del PIB de cada uno de los países integrantes del Grupo de los 20.

De cumplirse esta meta de ingresos, el Fondo podría disponer anualmente de alrededor de un billón de dólares. En su informe anual, la ONU podría destinar un día para otorgar reconocimientos o certificados de solidaridad a personas, corporaciones y gobiernos que destaquen por su vocación humanitaria, ayudando a financiar el plan mundial de fraternidad y bienestar.

Los recursos de este fondo deben llegar a los beneficiarios de manera directa, sin intermediación alguna porque cuando se entregan fondos supuestamente para ayudar a los pobres a organizaciones no gubernamentales de la sociedad civil o a otro tipo de organizaciones, no quiero generalizar, pero en muchos casos ese dinero se queda en aparatos burocráticos, en pagar oficinas de lujo, en mantener asesores o se desvía y termina por no llegar a los beneficiarios.

Por eso, repito, los recursos de este fondo deben llegar a los beneficiarios de manera directa, sin intermediación alguna mediante una tarjeta o un monedero electrónico personalizado.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional podrían colaborar en la creación de la estructura requerida y desde el año próximo hacer un censo de los más pobres del mundo y una vez definida la población objetivo en cada país comenzar a dispersar los recursos para el otorgamiento de pensiones a adultos mayores, a niñas y niños con discapacidad, becas a estudiantes, apoyos a sembradores y a jóvenes que trabajen como aprendices en actividades productivas así como para hacer llegar vacunas y medicamentos gratuitos.

No creo y lo digo con sinceridad que alguno de los miembros permanentes de este Consejo de Seguridad se oponga a nuestra propuesta, pues esta no se refiere a armas nucleares o invasiones militares ni pone en riesgo la seguridad de ningún Estado, por el contrario, busca construir estabilidad y paz por medio de la solidaridad con quienes más necesitan de nuestro apoyo.

Estoy seguro que todas y todos, ricos y pobres, donantes y beneficiarios vamos a estar más tranquilos con nuestra conciencia y viviremos con mayor fortaleza moral.

Aquí recuerdo lo que sostenía Adam Smith ‘por más egoista que quiera suponerse al hombre, evidentemente hay algunos elementos en su naturaleza que lo hace interesarse en la suerte de los otros de tal modo que la felicidad de estos le es necesaria, aunque de ello nada obtenga a no ser el placer de presenciarla’.

Con otras palabras, sólo siendo buenos podemos ser dichosos. Y nunca olvidemos que es un deber colectivo de las naciones ofrecer a cada una de sus hijas e hijos el derecho a la alimentación, la salud, el trabajo, la seguridad social , el deporte y la recreación.

Cierro recordando a dos patriotas y libertadores de nuestra América: José María Morelos y Pavón, siervo de la nación mexicana que hace poco más de dos siglos demandaba que se modere la indigencia y la opulencia, y casi al mismo tiempo Simón Bolívar aseguraba que el sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social, y mayor suma de estabilidad política.

Es un honor estar con ustedes, miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que es lo más parecido a un gobierno mundial y que puede llegar a ser el organismo más eficaz para el combate a la corrupción y el más noble benefactor de los pobres y olvidados de la tierra.