*Padres de familia exigen a las autoridades educativas que los obliguen a cumplir con su responsabilidad

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Jueves 11 de noviembre del 2021.- A unos días de finalizar el primer trimestre del año escolar,  al menos el 60 por ciento de las Escuelas Primarias y Secundarias de Nayarit carecen de maestros en algunas asignaturas, lo que genera ausentismo de los alumnos.

Esta “ausencia”  ha provocado que algunos planteles sobre todo de educación secundaria enfrentan  el problema de no poder capturar la evaluaciones de los alumnos al tener incompleta la  plantillas de maestros y eso podría generarle una sanción.

Un grupo de trabajadores de la educación  que por temor a represalias omiten sus nombres, denuncian que hay varias “materias volando” porque no hay maestros que cubras diversas asignaturas y pese a ello, las autoridades educativas los presiona para entregar calificaciones.

Los denunciantes lamentaron que a estas alturas, las escuelas no tengan su plantilla laboral completa, si bien es una administración nueva, ya han transcurrido dos meses para poner orden ante este relajo y todos se preguntan, ¿qué le está haciendo  a las plazas que se generan por jubilaciones, licencias o comisiones?.

Pero además, mediante oficio,  el Departamento de Registro y Certificación, ejerce presión a los maestros para que  den  de baja a los alumnos con quienes no han tenido ningún tipo de contacto, lo que  se contrapone con  el  acuerdo  16/06/2021 emitido por la SEP donde se dan a conocer los criterios para evaluar a los alumnos.

Por lo tanto, se viola el artículo 3 que habla de la educación de las niñas, niños y adolescentes porque los alumnos no se pueden dar de baja, además en ese mismo acuerdo se especifica que hay 3 forma de comunicarse con los alumnos en esta pandemia.

La primera es la comunicación y participación sostenida que es cuando se tuvo interacción con los alumnos todo el tiempo, la segunda es  comunicación intermitente, es decir cuando el contacto era ocasionalmente y tercera,  la comunicación inexistente, donde no hubo ningún contacto con el educando y deberá ponerse una nota que diga “sin información”.

Y que si no hay maestros,  los padres de familia se desaniman y no envían a sus hijos a clases y aunque es mínimo el ausentismo escolar, sí se registra.

Finalmente, los quejosos hacen un llamado a la autoridad escolar para que entregue las plazas vacantes a quienes tienen derecho y los alumnos puedan continuar su enseñanza sin ningún pretexto ya sea de forma presencial o en línea.