Después de que fueran declaradas ilegitimas las elecciones en Nicaragua por parte de la OEA, el país decidió comenzar el proceso para desvincularse de la organización

Nicaragua; viernes 19 de noviembre del 2021/agencias.- Nicaragua anunció el viernes que inició el proceso para desvincularse de la Organización de Estados Americanos (OEA), luego de las fuertes críticas del organismo hemisférico a las recientes elecciones ganadas por el presidente Daniel Ortega.

La medida, anunciada por el canciller Denis Moncada, es en respuesta a una resolución aprobada el martes por el parlamento del país centroamericano, de mayoría oficialista, en la que los legisladores pidieron al mandatario denunciar la Carta Democrática de la OEA para sacar al país del grupo.

El organismo multilateral declaró la semana pasada ilegítimas las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua, donde Ortega fue reelegido, en medio de duras críticas de la comunidad internacional por la detención previa de varios de sus contrincantes y acciones contra la libertad de prensa.

La OEA pidió al Consejo Permanente una “evaluación colectiva inmediata” con el fin de “tomar las acciones apropiadas”. El documento afirma además que las autoridades de Nicaragua ignoraron todas las recomendaciones de la organización, y que los intentos de la OEA por promover la democracia en el país fue, asimismo, ignorados por el Gobierno de Ortega.

El canciller Denis Moncada indicó esta mañana: “Estamos renunciando y desvinculándonos de esa organización, dando por terminado el vínculo entre el Estado nicaragüense y la OEA”, pues “su actuar contra Nicaragua ha demostrado que…(la organización) tiene como misión facilitar de Estados Unidos con su intervencionismo sobre los países de América Latina y el Caribe, lo que para Nicaragua es inaceptable. Lo rechazamos y lo condenamos”.

La comunicación de su desvinculación, enviada a Luis Almagro, secretario general de la OEA, apunta que se da inicio “al retiro definitivo y renuncia de Nicaragua a esta organización”.

Venezuela, un aliado de Nicaragua, se convirtió en el primer país en solicitar su salida de la Organización de Estados Americanos.

En abril de 2017, el país gobernado por Nicolás Maduro solicitó formalmente salirse de la OEA en respuesta a lo que consideró una “injerencia” del organismo hemisférico en sus asuntos internos.

El proceso de retiro toma unos dos años.