Por Sergio Mejía Cano

Los enroques presidenciales

Ahora sí que se les podría aplicar a la oposición en el Poder Legislativo, la frase emitida por el entonces presidente Enrique Peña Nieto, en abril de 2017, de “no hay chile que les embone”, cuando recibió varias críticas respecto a la detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa; y esto, porque por lo visto, a dicha oposición nada les parece de lo que haga o diga el actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La senadora panista Lily Téllez, hasta ahora se da cuenta de que es el Presidente de la República en turno, quien hace las ternas para ocupar los puestos de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y por lo mismo, deduce que por esto dichos ministros pasan a ser empleados del jefe del Poder Ejecutivo; y además, en tribuna de hace pocos días, aparte de dar a conocer que es el presidente en turno quien designa dichas ternas, que está preparando una iniciativa para quitar esta disposición de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, porque esto es lo que debió haber hecho AMLO al decir que su administración no sería lo mismo, que habría un cambio y en este aspecto no lo ha habido. Al parecer, tal vez se sintió muy docta esta senadora, al descubrir el hilo negro en cuanto a que es el Presidente quien manda las ternas no nada más para la SCJN, sino también para la entonces Procuraduría de Justicia de la Nación, hoy Fiscalía, así como de otros nombramientos.

Y da la casualidad, cuando señala Lily Téllez que, por ser propuestos por el presidente en turno, se convierten en empleados del Presidente de la República; sin embargo, olvida o nunca supo que, durante la hegemonía PRI-PAN en el Poder Ejecutivo, los otros dos Poderes, Legislativo y Judicial, jamás se atrevieron a contradecir las órdenes, sugerencias e iniciativas de ley, así como líneas a seguir dictadas precisamente por el Jefe del Ejecutivo en turno; ¿cuándo se vio que priistas o panistas le dijeran que no a cualquiera de las ocurrencias presidenciales?

Ahora también ha incomodado no nada más a los legisladores de oposición de ambas Cámaras, sino hasta varios periodistas, la propuesta para que llegue a la gubernatura del Banco de México, la señora Victoria Rodríguez Ceja, en lugar del otrora secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien había sido ya propuesto por AMLO con anterioridad.

En el programa “Tercer grado” de Televisa, del pasado 24 de noviembre de este año, los periodistas que lo integran, coincidieron en que la señora Rodríguez Ceja no cuenta con el perfil necesario ni la experiencia para llegar a ser gobernadora del Banco de México y, que prácticamente es una desconocida, así esté ocupando ahora la subsecretaría de Hacienda y también haya ocupado el mismo cargo, en la pasada administración de Miguel Ángel Mancera, como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; sobre todo el periodista Sergio Sarmiento que, no dejó de enfatizar que dicha señora Victoria Rodríguez, no contaba en lo absoluto con experiencia monetaria, tan necesaria para ocupar dicho cargo en el Banco de México; pero también coincidieron los analistas de dicho programa televisivo, con su compañera Denise Maerker, al señalar que hubo un desaseo en la decisión de quitar de en medio al anterior secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien ya nada más estaba esperando su ratificación; y de que posiblemente haya habido un rompimiento con AMLO, y que por eso, se le había hecho a un lado.

Y sí, probablemente algo turbio se le pudo haber descubierto al ahora exsecretario de Hacienda, que por eso AMLO le quitó la confianza para llegar al Banco de México; y si bien, como lo señaló Denise Maerker de que, AMLO justificó el cambio por la paridad de género, y que por lo mismo era mejor designar a una mujer como gobernadora del Banco de México y, lo malo del asunto fue que, a pesar de que siendo secretario de Hacienda, Arturo Herrera presentó un buen trabajo, claro que con sus altibajos en cuanto a no estar a veces de acuerdo con lo que decía AMLO, aun así, había hecho un buen desempeño como secretario de Hacienda.

Pero lo más probable, es que sí se le haya descubierto algo malo a Arturo Herrera, porque no nada más por la paridad de género se le haya hecho a un lado. Porque existe la probabilidad de que esto se haya sabido desde hace tiempo, nada más que, para no quemarlo debido a su buen trabajo, se le destituyó como Secretario de Hacienda y Crédito Público, con el señuelo de que sería gobernador del Bando de México.

Sea pues. Vale.